AU PAIR

¿Cómo viajas y vives en otros países?

Hay muchas oportunidades para poder viajar a un bajo costo, muchos programas o becas. Mis oportunidades se han presentado como Au Pair.

Au Pair es una palabra francesa que significa “pareja” o “igual a”, según wikipedia y mi traductor. Es usada para nombrar a un huésped (hombre o mujer, la mayoría de las veces son estudiantes) que a cambio de una pequeña remuneración, comida y alojamiento ofrece un trabajo, como cuidar a los niños. Siendo Au Pair tienes la posibilidad de viajar, conocer una cultura distinta y aprender un nuevo idioma por un bajo costo. Es ser parte, y a veces no, de una familia MUY diferente a la tuya, es aprender tradiciones distintas, costumbres, a tolerar y respetar diferentes puntos de vista, ser independiente y 100% responsable. No se trata de ser solamente una niñera o una persona de servicio, es más de lo que te puedes imaginar.

En mi experiencia, ser Au Pair se ha tratado de ser niñera, hermana, maestra y a veces un poquito “mamá”. Aunque es algo que disfruto y me gusta mucho, en ocasiones he querido arrancarme el cabello.

Quizá a la mayoría no les gusta ser Au Pair, a veces te da en el ego; y lo que pasa es que si no encontraste una familia que te trate como tal, definitivamente no lo vas a disfrutar. Es importante encontrar una familia a la que te puedas adaptar fácilmente, no esperes que ellos se adapten a ti, tu eres el que viajará para aprender su cultura y formas de vida. Cada familia tiene diferentes necesidades, algunas te exigen demasiado, otras no tanto, con algunas tienes que hacer limpieza, lavar la ropa y hacer comida (sólo lo relacionado con los niños), unas te piden trabajar temprano, otras solamente por la tarde, algunas te llevan a sus viajes a otros países, etc.

Lo que si te puedo decir es que a TOD@S nos ENCANTA ser el/la herman@ mayor, niñer@. Nos encanta ser cómplices de sus travesuras y ser niñ@s a su lado. Se trata de trabajar mientras realmente te diviertes, viajas y aprendes un nuevo idioma.

Tengo de los mejores recuerdos al lado de las tres niñas que cuidaba en USA. Momentos que jamás voy a olvidar como el picnic en el patio, las guerras de nieve, los shows de baile, las noches de películas comiendo cochinero, las noches de spa, esos son mis favoritos. Día a día vas construyendo una relación indescriptible con los niños que estas cuidando, comienzan a ser parte de ti y tu de ellos. ¿Cómo no construir esa relación cuando estás con ellos en los mejores y peores momentos? Estás cuando lloran, cuando se ríen, cuando están enojados o enfermos. Muchas veces te golpean, te muerden, te odian, pero en cuestión de segundos te estarán abrazando y te recordándote lo importante que eres para ellos.

image

 

En varias ocasiones me tocó cuidar a una de ellas cuando estaba enferma. Hubo un par de días que estaba hirviendo en temperatura, lloraba, se quejaba y me abrazaba. ¿Cómo se supone que una muchacha de 24 años, sin hijos, puede lidiar con eso? Y no me refiero al hecho de que no saber qué hacer, porque obviamente se usar un termómetro o algunos remedios caseros, me refiero al sentimiento de tener una vida en tus brazos y tener que cuidar de ella. No cuidar de ella mientras juega o está llorando por capricho, se trata de un niño que en ese momento absorbe todo de ti, que lo ves y no puedes hacer nada para que inmediatamente este bien, sonriente como siempre. Tomas un par de toallas húmedas para intentar bajar la temperatura y llora más fuerte, te mira y no entiende porque le haces eso. “¡Está muy frío! ¡Quítalo!”, Me decía.
También me tocó llevar a una niña al doctor. Era un caso similar, tos, mucha fiebre y dolor de oído. Estábamos en la casa y empezó a gritar horrible y lloraba del dolor. La cargaba al carro y del carro a la sala de espera, me abrazaba tan fuerte como lloraba. Sólo quería estar sentada en mis piernas, recargarse en mí. Fui la responsable en cada momento, tuve que responder todas las preguntas y explicar los síntomas. Aunque parezca insignificante es un sentimiento único. ¿Recuerdas cuanto te enfermabas de pequeño y tu mamá te llevaba al doctor? ¿Recuerdas como la mirabas? Te sentías protegido. En ese momento la tenía a ella viéndome de esa manera. No quiero decir que me miraba como su mamá, para nada. Pero son niños, indefensos, necesitan protección y todo tu cariño en esas situaciones, porque aunque no te ven como su mamá, reconocen la protección que les das.

image

 

 

image

 

image

Para las personas que estén interesadas en vivir esta experiencia, estos son los programas más famosos:

Au pair in América
Cultural Care

También puedes encontrar familias en páginas web o grupos de facebook. Sí necesitas ayuda no dudes en preguntarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s